URGENT ACTION

Al pié en castellano: LA ACTIVIDAD PARAMILITAR AMENAZA UNA COMUNIDAD DE PAZ


PARAMLITARY ACTIVITY THREATENS PEACE COMMUNITY


Over the last few months, there has been an increase in paramilitary activity in the Peace Community of San José de Apartadó in north-western Colombia. This has placed members of the community and other local inhabitants at serious risk.
Over the last few months, scores of paramilitaries, some in military fatigues and identifying themselves as members of the Gaitanista Self-Defence Forces of Colombia (Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC), have been intermittently camped in various parts of the Peace Community of San José de Apartadó. Community members report that the paramilitaries have threatened them and told them they are in the area to stay. They also state that security forces have been present in the area and have told members of the community that they are aware of the paramilitary presence, but that they would not take action since the community would only try to distort anything the security forces did.
On 11 October members of the Peace Community, accompanied by international observers, travelled to the hamlet of Arenas Bajas to rescue families belonging to the community who had been trapped in their homes since paramilitaries arrived in the area on 8 October. The paramilitaries were asked to leave but they refused, arguing that their main aim was to remain in this area. Families reported that the paramilitaries had also destroyed some of their crops.
On 3 October a group of paramilitaries camped in the home of a leader of the Peace Community, Rubí Arteaga, in the hamlet of Mulato Medio. Neither Rubí Arteaga nor her family were at home at the time. According to witnesses, this same group of paramilitaries had been in the nearby hamlet of La Hoz on 24 September. The paramilitaries had entered various homes in the hamlet and beat up three peasant farmers. They told the farmers they had orders to kill anyone they wanted. They also said they were looking for several people, three of whom are members of the Peace Community, and that they would kill three to four members of the Community to show who was in charge.
Please write immediately in Spanish or your own language:
 Expressing concern for the safety of the members of the Peace Community of San José de Apartadó and other civilians living in the area;
 Urging them to take immediate action to dismantle paramilitary groups and break their links with the security forces, in line with stated government commitments;
 Reminding them that civilians, including the San José de Apartadó Peace Community and other civilians living in the area, have the right to not be drawn into the armed conflict.

PLEASE SEND APPEALS BEFORE 28 NOVEMBER 2016 TO:

President
Señor Juan Manuel Santos
Presidente de la República
Palacio de Nariño, Carrera 8 No.7-26 Bogotá, Colombia
Fax: +57 1 596 0631
Salutation: Dear President Santos / Excmo. Sr. Presidente Santos

Defence Minister
Señor Luis Carlos Villegas
Ministerio de Defensa
Carrera 54, no.26-29
Bogotá, Colombia Fax: +57 1 266 1003
Salutation: Dear Minister / Sr. Ministro


And copies to:
Peace Community
Comunidad de Paz de
San José de Apartadó
AA 243 de Apartadó
Antioquia, Colombia


Also send copies to diplomatic representatives accredited to your country. Please insert local diplomatic addresses below:
Name Address 1 Address 2 Address 3 Fax Fax number Email Email address Salutation Salutation

Please check with your section office if sending appeals after the above date.

URGENT ACTION
PARAMLITARY ACTIVITY THREATENS PEACE COMMUNITY

ADDITIONAL INFORMATION
The Peace Community of San José de Apartadó is made up of people living in a number of hamlets in the municipality of Apartadó, in Antioquia Department, north-western Colombia, who maintain their right to not be drawn into Colombia's armed conflict and refuse to take sides with any of the parties to the conflict. They refuse to bear arms or provide information or logistical support to either side. In return, the members of the Peace Community demand that the parties to the conflict stay out of their communities and respect their decision not to participate in or to collaborate with the warring parties.
Since the Peace Community was established on 23 March 1997, more than 200 of its members have been killed or subjected to enforced disappearance, while others have been threatened or sexually assaulted. Those in the Peace Community are in constant danger. The majority of those killed lost their lives at the hands of paramilitaries, who have often operated with the support and acquiescence of members of the armed forces in the area. Guerrilla forces have also killed members of the Peace Community. Over the last decade many civilians who are not members of the Peace Community, but have links to them or live in the area, have also been killed.
Despite their supposed demobilization a decade ago, paramilitaries continue to operate in various parts of the country. According the latest report on the human rights situation in Colombia, published in March 2016, the UN High Commissioner for Human Rights said that paramilitary groups (referred to as “post-demobilization groups” in the report) “constantly undermine human rights and citizen security, the administration of justice and peacebuilding, including land restitution. Dismantling the groups that control stolen land through the use or threat of violence represents a permanent challenge to peace”.

Name: Rubí Arteaga (f) and members of the Peace Community of San José de Apartadó and other civilians living in the area Gender m/f: both

 

UA: 236/16 Index: AMR 23/4998/2016 Issue Date: 17 October 2016

 

 

ACCIÓN URGENTE
LA ACTIVIDAD PARAMILITAR AMENAZA UNA COMUNIDAD DE PAZ


En los últimos meses ha habido un incremento de la actividad paramilitar en la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, en el noroeste de Colombia. Esto ha puesto en grave peligro tanto a los miembros de la comunidad como a otros habitantes de la zona.
En los últimos meses, decenas de paramilitares, algunos de los cuales vestían uniforme militar y se identificaban como miembros de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), han acampado intermitentemente en diversas partes de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó. Los miembros de la comunidad han informado de que los paramilitares los han amenazado y les han dicho que están en la zona para quedarse. Los habitantes también afirman que las fuerzas de seguridad han estado presentes en la zona y han dicho a los miembros de la comunidad que son conscientes de la presencia de los paramilitares, pero que no van a emprender ninguna acción porque lo único que haría la comunidad sería distorsionar cualquier cosa que las fuerzas de seguridad hicieran.
El 11 de octubre, unos miembros de la Comunidad de Paz, acompañados de observadores internacionales, viajaron hasta la vereda de Arenas Bajas para rescatar a unas familias pertenecientes a la comunidad que llevaban atrapadas en sus casas desde que los paramilitares llegaron a la zona el 8 de octubre. Se pidió a los paramilitares que se marcharan, pero éstos se negaron, alegando que su objetivo principal es permanecer en esa zona. Las familias denunciaron que los paramilitares, además, habían destruido parte de sus cosechas.
El 3 de octubre, un grupo de paramilitares acampó en la casa de una líder de la Comunidad de Paz, Rubí Arteaga, en la vereda de Mulato Medio. Ni Rubí Arteaga ni su familia se encontraban en la casa en ese momento. Según los testigos, ese mismo grupo de paramilitares había estado en la vereda cercana de La Hoz el 24 de septiembre. Los paramilitares habían entrado en varias casas de la vereda y habían dado palizas a tres campesinos. Dijeron a los campesinos que tenían órdenes de matar a quienes quisieran. También les dijeron que buscaban a varias personas, tres de las cuales pertenecen a la Comunidad de Paz, y que iban a matar a tres o cuatro miembros de la Comunidad para demostrar quién mandaba allí.
Escriban inmediatamente en español o en su propio idioma:
- expresando preocupación por la seguridad de los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y otros civiles que viven en la zona;
- instándolas a emprender acciones inmediatas para disolver los grupos paramilitares y romper sus vínculos con las fuerzas de seguridad, de acuerdo con los compromisos expresos formulados por el gobierno;
- recordándoles que la población civil, que incluye a la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y a otros civiles que viven en la zona, tiene derecho a no verse arrastrada al conflicto armado.

 

ENVÍEN LLAMAMIENTOS ANTES DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 2016 A:

Presidente
Señor Juan Manuel Santos
Presidente de la República
Palacio de Nariño, Carrera 8 No.7-26 Bogotá, Colombia
Fax: +57 1 596 0631
Tratamiento: Excmo. Sr. Presidente Santos

 

Ministro de Defensa
Señor Luis Carlos Villegas
Ministerio de Defensa
Carrera 54, no.26-29
Bogotá, Colombia Fax: +57 1 266 1003
Tratamiento: Sr. Ministro

 


Y copias a:
Comunidad de Paz
Comunidad de Paz de
San José de Apartadó
AA 243 de Apartadó
Antioquia, Colombia

 


Envíen también copias a la representación diplomática de Colombia acreditada en su país. Inserten a continuación las direcciones de las sedes diplomáticas locales:
Nombre Dirección 1 Dirección 2 Dirección 3 Fax Número de fax Correo-e Dirección de correo-e Tratamiento Tratamiento

 

Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha indicada.

ACCIÓN URGENTE
LA ACTIVIDAD PARAMILITAR AMENAZA UNA COMUNIDAD DE PAZ
INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA
La Comunidad de Paz de San José de Apartadó se compone de personas que viven en una serie de veredas del municipio de Apartadó, departamento de Antioquia, en el noroeste de Colombia, que defienden su derecho a no verse arrastradas al conflicto armado de Colombia y que se niegan a aliarse con ninguna de las partes del conflicto. Los miembros de la Comunidad de Paz se niegan a empuñar armas o a proporcionar información o apoyo logístico a ninguna de las partes. A cambio, piden a las partes en conflicto que se mantengan fuera de su comunidad y que respeten su decisión de no participar en el conflicto ni colaborar con las partes enfrentadas.
Desde que se creó la Comunidad de Paz, el 23 de marzo de 1997, más de 200 de sus miembros han sido víctimas de homicidio o de desaparición forzada, y otros han sido amenazados o agredidos sexualmente. Los que permanecen en la Comunidad de Paz corren peligro constante. La mayoría de los que perdieron la vida lo hicieron a manos de paramilitares, que a menudo han actuado con el apoyo y la aquiescencia de los miembros de las fuerzas armadas en la zona. Las fuerzas de guerrilla también han matado a miembros de la Comunidad de Paz. En el último decenio también han sido víctimas de homicidio muchos civiles que no son miembros de la Comunidad de Paz, pero que tienen vínculos con ella o viven en la zona.
Pese a su supuesta desmovilización hace una década, los paramilitares siguen actuando en diversas partes del país. Según el informe más reciente sobre la situación de los derechos humanos en Colombia, publicado en marzo de 2016, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos declaró que los grupos paramilitares (a los que en el informe se refiere como “grupos armados posdesmovilización”) “socavan constantemente los derechos humanos y la seguridad ciudadana, la administración de justicia y la construcción de paz, incluyendo la restitución de tierras. La desarticulación de grupos que mantienen control sobre tierras despojadas a través del uso de la violencia o las amenazas constituye un desafío permanente para la paz”.

 

Nombres: Rubí Arteaga (m), miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y otros civiles que viven en la zona Sexo: Hombres y mujeres

 

 

 

AU: 236/16 Índice: AMR 23/4998/2016 Fecha de emisión: 17 de octubre de 2016