URGENT ACTION, VIDEO, SLIDESHOW & DOCUMENT

Al pié en castellano: Líder campesino amenazado, comunidad en peligro

URGENT ACTION

Peasant leader threatened, community at risk

Miguel Briceño, a leader of the peasant farmer community El Porvenir in central Colombia has been threatened yet again. There are fears that the community of El Porvenir might be forcibly displaced in a climate of general insecurity.

On 18 June Miguel Briceño, a community leader of El Porvenir, Puerto Gaitán Municipality, Meta Department, received a threatening phone call from a man who identified himself as a commander of the paramilitary Self-Defence Forces of Colombia (Autodefensas Unidas de Colombia). The commander warned Miguel Briceño that the paramilitary group had been following him and his family. The man demanded a meeting with Miguel Briceño and 14 other people, saying that they would become a military target if they did not comply. In recent weeks three men, who are not community members, have been killed on the El Porvenir lands, which has caused fear among the peasant farmer community of El Porvenir and could lead to the forced displacement of the community.

The peasant farmers of El Porvenir have been working on the vast savannah grazing their cattle for about half a century. In the 1990s the state institution charged with allocating state-owned land to landless peasant farmers illegally adjudicated the land to Víctor Carranza, who until his death in 2013 was one of the country’s most powerful emerald entrepreneurs, and who was long suspected of having strong links to paramilitary groups. In July 2014, following requests from Colombian human rights organizations, the Colombian Institute for Rural Development (Instituto Colombiano de la Reforma Agraria, INCODER) issued a resolution revoking the illegal land titles. President Juan Manuel Santos stated on 18 April that Víctor Carranza’s heirs had returned the land to the State, but the heirs’ representatives remain on the land and are fencing it off to deny access to the peasant farmers of El Porvenir.

Please write immediately in Spanish or your own language:

-  Expressing concern for the safety of Miguel Briceño and other members of the peasant farmer community of El Porvenir, which may lead to the forced displacement of the community, and urging the authorities to provide effective protection for them in accordance with their wishes;

-  Calling on the authorities to order a full and impartial investigation into threats against Miguel Briceño, publish the results and bring those responsible to justice;

-  Urging them to take immediate action to effectively implement the INCODER resolution from July 2014;

-  Urging them to take immediate action to dismantle paramilitary groups and break the links between them and the security forces.

 

PLEASE SEND APPEALS BEFORE 4 AUGUST 2015 TO:

 

President

Juan Manuel Santos

Presidente de la República

Casa de Nariño

Calle 7. No 6-54.

Bogotá, Colombia

Fax: +57 1 596 0631

Salutation: Dear President Santos/ Excmo. Sr. Presidente Santos

 

Minister of Agriculture and Rural Development

Aurelio Iragorri Valencia

Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural

Avenida Jiménez No 7-1765, Piso 3

Bogotá, Colombia

Email: despachoministro@minagricultura.gov.co

Salutation: Dear Minister/ Estimado Sr. Ministro

And copies to:

NGO

Corporación Claretiana Norman Pérez Bello

Carrera 15 No 14-41

Bogotá, Colombia

 

 

Also send copies to diplomatic representatives accredited to your country. Please insert local diplomatic addresses below:

Name Address 1 Address 2 Address 3 Fax Fax number Email Email address Salutation Salutation        

 

Please check with your section office if sending appeals after the above date. This is the first update of UA 82/15. Further information: www.amnesty.org/en/documents/amr23/1417/2015/en/


URGENT ACTION

Pleader threatened, community at risk

Additional Information

During the long-running armed conflict in Colombia, human rights defenders, as well as Indigenous, Afro-descendant and peasant farmer communities, have endured the brunt of the conflict. All the warring parties – the security forces, either alone or in collusion with paramilitary groups, and guerrilla forces – are responsible for violations and abuses of human rights and violations of international humanitarian law, including killings, enforced disappearances or abductions, torture, crimes of sexual violence and forced displacement. Over the course of the conflict about eight million hectares of land have been abandoned or dispossessed acquired.

Leaders of displaced communities and those seeking the return of stolen lands have been killed or threatened, especially since the Victims and Land Restitution Law (Law 1448) was approved in June 2011 and came into force at the beginning of 2012. This law acknowledges the existence of an armed conflict in the country, and the rights of its victims. It provides for reparations, including land restitution, for many survivors of human rights abuses, including those perpetrated by state agents. However, many other victims of the conflict will be excluded from making claims for reparation, while significant areas of stolen land might still not be returned to their rightful owners. For more information about the land restitution process and its obstacles, see the report: A land title is not enough: Ensuring sustainable land restitution in Colombia (http://www.amnesty.org/en/documents/AMR23/031/2014/en/).

The peasant farmers of El Porvenir are trying to get legal ownership over the land they have been living on for half a century through INCODER, which adjudicates state-owned land under Law 160. Action from INCODER is necessary so that the people from El Porvenir, and in many other cases related to state-owned lands, can obtain a land title. Although INCODER recognized that the land had been illegally adjudicated, Víctor Carranza’s heirs remain on the peasant farmers’ land in El Porvenir. State authorities have failed to take material possession of El Porvenir, almost a year after acknowledging the illegal adjudication. For more information about the El Porvenir case, see Powerless: the fight for land in Porvenir (https://www.amnesty.org/en/latest/campaigns/2015/02/powerless-the-fight-for-land-in-porvenir/).

Name: Miguel Briceño (m), members of the peasant farmer community of El Porvenir

Gender m/f: both

  

Further information on UA: 82/15 Index: AMR 23/1930/2015 Issue Date: 23 June 2015

ACCIÓN URGENTE

Líder campesino amenazado, comunidad en peligro

Miguel Briceño, líder de la comunidad campesina de El Porvenir, en el centro de Colombia, ha sido amenazado una vez más. Se teme que la comunidad de El Porvenir pueda ser víctima de desplazamiento forzado en un clima de inseguridad general.

El 18 de junio, Miguel Briceño, líder comunitario de El Porvenir, en el municipio de Puerto Gaitán, departamento del Meta, recibió una llamada telefónica amenazadora de un hombre que se identificó como comandante del grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia. El comandante en cuestión advirtió a Miguel Briceño que el grupo paramilitar los había estado siguiendo a él y a su familia. Además, exigió reunirse con Miguel Briceño y otras 14 personas, diciendo que, si no accedían, se convertirían en objetivo militar. En las últimas semanas, tres hombres que no pertenecen a la comunidad han sido víctimas de homicidio en las tierras de El Porvenir, lo que ha sembrado el temor entre la comunidad campesina y podría dar lugar a su desplazamiento forzado.

Los campesinos de El Porvenir llevan aproximadamente medio siglo trabajando en la inmensa sabana y pasteando en ella su ganado. En la década de 1990, la institución estatal encargada de asignar tierras propiedad del Estado a los campesinos sin tierra adjudicó ilegalmente esas tierras a Víctor Carranza, quien hasta su muerte en 2013 fue uno de los empresarios de esmeraldas más poderosos del país, y de quien durante mucho tiempo se sospechó que mantenía estrechos lazos con grupos paramilitares. En junio de 2014, tras las peticiones realizadas por organizaciones de derechos humanos colombianas, el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (INCODER) emitió una resolución por la que revocaba los títulos ilegales de propiedad de la tierra. El presidente Juan Manuel Santos declaró el 18 de abril que los herederos de Víctor Carranza habían devuelto las tierras al Estado, pero los representantes de dichos herederos continúan en las tierras y las están cercando para negar el acceso a los campesinos de El Porvenir.

Escriban inmediatamente en español o en su propio idioma:

-       expresando preocupación por la seguridad de Miguel Briceño y otros miembros de la comunidad campesina de El Porvenir, que puede convertirse en víctima de desplazamiento forzado, e instando a las autoridades a brindarles protección efectiva, de acuerdo con los deseos de los propios afectados;

-       pidiendo a las autoridades que ordenen una investigación exhaustiva e imparcial sobre las amenazas contra Miguel Briceño, que hagan públicos sus resultados y que lleven a los responsables ante la justicia;

-       instándolas a emprender acciones inmediatas para implementar de manera efectiva la resolución emitida por el INCODER en julio de 2014;

-       instándolas a emprender acciones inmediatas para disolver los grupos paramilitares y romper los vínculos entre ellos y las fuerzas de seguridad.

 

ENVÍEN LLAMAMIENTOS ANTES DEL 4 DE AGOSTO DE 2015 A:

 

Presidente

Juan Manuel Santos

Presidente de la República

Casa de Nariño

Calle 7. No 6-54.

Bogotá, Colombia

Fax: +57 1 596 0631

Tratamiento: Excmo. Sr. Presidente Santos

 

Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural

Aurelio Iragorri Valencia

Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural

Avenida Jiménez No 7-1765, Piso 3

Bogotá, Colombia

Correo-e: despachoministro@minagricultura.gov.co

Tratamiento: Estimado Sr. Ministro

 

Y copias a:

ONG

Corporación Claretiana Norman Pérez Bello

Carrera 15 No 14-41

Bogotá, Colombia

 

Envíen también copias a la representación diplomática de Colombia acreditada en su país. Inserten a continuación las direcciones de las sedes diplomáticas locales:

Nombre Dirección 1 Dirección 2 Dirección 3 Fax Número de fax Correo-e Dirección de correo-e Tratamiento Tratamiento

Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha indicada. Ésta es la primera actualización de AU 82/15. Más información: https://www.amnesty.org/es/documents/amr23/1417/2015/es/


ACCIÓN URGENTE

Líder campesino amenazado, comunidad en peligro

Información complementaria

Durante el largo conflicto armado de Colombia, quienes han sufrido las peores consecuencias han sido los defensores y defensoras de los derechos humanos y las comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas. Todas las partes enfrentadas –de un lado, las fuerzas de seguridad, actuando solas o en connivencia con grupos paramilitares, y de otro, la guerrilla– son responsables de abusos y violaciones de derechos humanos y de violaciones del derecho internacional humanitario, tales como homicidios, desapariciones forzadas o secuestros, tortura, delitos de violencia sexual y desplazamiento forzado. Durante el conflicto, unos ocho millones de hectáreas de tierra han sido abandonadas o despojadas.

Los líderes de las comunidades desplazadas y los que piden la devolución de las tierras robadas han sido víctimas de homicidios y amenazas, especialmente desde que la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras (Ley 1448) se aprobó en junio de 2011 y entró en vigor a principios de 2012. Esta ley reconoce la existencia de un conflicto armado en el país, y los derechos de sus víctimas. Además, prevé reparaciones, incluida la restitución de tierras, para muchos de los sobrevivientes de abusos contra los derechos humanos, incluidos los perpetrados por agentes del Estado. Sin embargo, priva a muchas otras víctimas del conflicto de la posibilidad de presentar reclamaciones de reparación, y hace que importantes extensiones de tierras robadas puedan no ser devueltas a sus legítimos dueños. Para más información sobre el proceso de restitución de tierras y los obstáculos a los que se enfrenta, véase el informe: Un título de propiedad no basta: Por una restitución sostenible de tierras en Colombia (https://www.amnesty.org/es/documents/AMR23/0031/2014/es/).

Los campesinos de El Porvenir están tratando de conseguir la propiedad legal de la tierra en la que llevan medio siglo viviendo a través del INCODER, organismo que, en virtud de la Ley 160, adjudica las tierras propiedad del Estado. Es preciso que el INCODER tome medidas para que los habitantes de El Porvenir –y en otros muchos casos relacionados con tierras estatales– puedan conseguir un título de propiedad de la tierra. Aunque el INCODER ha reconocido que la tierra había sido adjudicada ilegalmente, los herederos de Víctor Carranza continúan en las tierras de los campesinos de El Porvenir. Casi un año después de reconocer la adjudicación ilegal, las autoridades estatales no han tomado posesión material de El Porvenir. Para más información sobre el caso de El Porvenir, véase La lucha por la tierra en El Porvenir (https://www.amnesty.org/es/latest/campaigns/2015/02/powerless-the-fight-for-land-in-porvenir/).

Nombres: Miguel Briceño (h), miembros de la comunidad campesina de El Porvenir

Sexo: hombres y mujeres

  

Más información sobre AU: 82/15 Índice: AMR 23/1930/2015 Fecha de emisión: 23 de junio de 2015

 

DEVOLVEDNOS LAS TIERRAS ROBADAS!
Cattle of El Porvenir Community
Savannas of El Porvenir
El Porvenir Cemetery
Abandoned El Porvenir police station
Typical home
Homes of the El Porvenir peasant farmers
Peasant farmers ride their motorbike on El Porvenir
Cattle grazing on El Porvenir
Flooding on El Porvenir
El Porvenir Land Restitution Colombia
El Porvenir Land Restitution - Colombia
El Porvenir Land Restitution - Colombia
El Porvenir Land Restitution - Colombia
El Porvenir Land Restitution - Colombia
El Porvenir Land Restitution - Colombia

Al pié en castellano:

 

Comunidad campesina en peligro

 

ACCIÓN URGENTE

 

Powerless: the fight for land in Porvenir

By Maeve McClenaghan

This is the first of a series of articles exploring different communities campaigning toget their land back in Colombia.

The electricity pylons stand tall but redundant, casting their long shadows along the criss-cross of dirt roads that make up the small village of Porvenir. Despite being erected months ago the pylons have not yet been connected to the main grid. But there are not many residents left to complain, many of the houses in the picturesque village stand empty, their occupants forced out by fear.

Buried deep in the forest, a two hour trip up-river from the nearest major town, Porvenir has a troubled history. A community of peasant farmers has been working and living off the land for generations and yet they are still fighting to claim legal access to the territory they rely on to graze their cattle.

The history of the town is a complex one. In the 1960s, a man named Víctor Machado claimed ownership of the land. The community continued to use the land collectively with his acquiescence until 1979 when he died, reportedly leaving some of the land to the people of El Porvenir. However in 1986 his widow sold the ‘improvements’ (mejoras) to some of the land to Víctor Carranza, one of the country’s most powerful emerald entrepreneurs. Carranza was also suspected of having close links to paramilitary groups. Soon after the sale the killings and disappearances began.

 

Alejandro* is 64, his 10 children were all born in Porvenir and he was one of the first to settle in the area. “When we started we had very little, we were just 30 people,” he explains. “Before Carranza we lived without fear. But then the paramilitaries came. They were pressuring people and constantly threatening us.”

 

Paramilitary groups became a regular sight around the village. Then, in September 1987 the paramilitaries gathered the community together and killed 10 people all at once. After that many people left.

 

Since then the rightful ownership of the land has been questioned many times. In the mid-90s INCORA, a national agency tasked with adjudicating state-owned land, assigned 27 plots of the land around Porvenir to strangers- people that had never been part of the community but who allegedly had connections with Victor Carranza. Since then INCODER, the successor of the now defunct INCORA, has ordered that those land titles should be revoked. However, the land has not been given back to the Porvenir community. The community are left waiting for those illegally on the land to leave and for the community to be granted ownership.

 

While the paramilitaries are no longer so visible in the area unidentified armed groups remain, and many people from the community are still afraid to return. Before the displacement nearly 400 families lived in the community. Now, only 85 families live in the town.

 

Alejandro stuck it out, though many of his children left. Like the majority of the villagers he relies on the land for his survival. He now works growing maize, bananas and yucca to feed his family.

 

“I want to work,” Alejandro says eagerly, shuffling his bare-feet in the dusty earth below, “but I don’t have a place to do it.”

 

Colombia’s internal armed conflict has been marked by widespread, systematic abuses of human rights and violations of the laws governing armed conflicts. Those violations include wilful killings, enforced disappearance, torture, forced displacement, abductions and crimes of sexual violence. These have been committed by the security forces and paramilitaries, either acting alone or in collusion with each other, as well as by guerrilla groups.

 

As a result, the country has one of the highest levels of forced displacement in the world. Nearly sixmillion people have been displaced as a consequence of the armed conflict - that is equivalent to 13 per cent of the entire population.

 

In recent years new laws have introduced methods by which people can try to reclaim their land. One such law is the Victims and Land Restitution Law (Law 1448), which came into force in 2012 but has so far only resulted in the return a tiny fraction of the eight million hectares that are thought to have been abandoned or dispossessed during the course of the Colombian conflict.

 

The community in Porvenir is now fighting to get the legal deeds to the land using another law, Law 160, which was introduced in 1994. However progress is slow and a bureaucratic system coupled with a lack of political will from authorities has left their case stagnating.

 

“The need for the land is fundamental”, says Miguel Briceño, the community’s leader. He has been instrumental in the community’s on-going attempts to get the legal rights to the land. “We need that land to be able to develop, there is no alternative, nothing else we could do to develop a future for our children.”

 

Indeed, life in the town has stalled. The local school, which caters for 80 students has just two staff members, and their range is limited, neither of them teaches maths for example.

 

“There just aren’t the teachers,” explains Rosa* who has lived most of her 40 years in the town. She’s worried her three children aren’t getting the support they need. “The teachers don’t stay because there is a lack of money and because of the fear and violence.”

 

It is not just the teachers that are missing. In the school there is a classroom full of laptops that sit gathering dust with no electricity to power them.  

 

When night falls the windows of the town’s small houses flicker with candle-cast shadows and the memories of the past become hard to ignore.  

 

“It is one thing to talk about the violence that happened but quite another to live it,” says Rosa. “That fear, it stays with you, the fear that it could happen again.”

 

And the threat of violence remains.

 

“There is no security,” explains Miguel. “We’re very isolated here, really alone. The nearest police station is in a town two hours away. So this process of trying to reclaim land, it’s scary, people are afraid.”

For Miguel, fear and threats go on to this day. He is very much the voice of the community, and his calls for land have made him unpopular with some. For years he has been receiving threatening phone calls.

 

“They threaten me, they call and tell me to present myself to them. I think the calls come from armed groups that still operate outside the law in these parts,” says Miguel.

 

The threats are so bad Miguel can no longer live in Porvenir. Instead he lives in a town nearby and regularly makes the long boat trip to visit his community members.

 

“I’ve been fighting for this land for nine years, and if something is going to happen to someone of course it will be to the leader. But I am so deep into it that there is no way I would stop. Yes I live in fear but I am not going to stop the work,” he says defiantly.

 

Until authorities, including INCODER, push on with processing claims the community will continue in limbo.

 

“The legal framework already exists to allow communities like Porvenir to reclaim their lands, there is just a serious lack of political will and energy amongst those responsible for the task,” says Marcelo Pollack, Colombia Researcher at Amnesty International.

 

Like the electrify pylons that watch over the town, the infrastructure is there but the power is not. “The village is on the way to getting what it wants, the laws exist and the community is ready to work, now it is just going to take government officials to push on with the process,” says Marcelo Pollack.

 

“I’ve always said Porvenir could be productive [growing more crops], but right now we don’t enough space. The land we’re asking for, it is our land, it belongs to us. And a peasant farmer without land- well he’s nothing,” sighs Miguel.

 

*Names changed to protect identities

 

Impotentes: la lucha por la tierra en El Porvenir

Por Maeve McClenaghan

Primero de una serie de artículos en torno a diferentes comunidades de Colombia que hacen campaña para recuperar sus tierras.

Los postes eléctricos se alzan vigilantes pero inútiles, arrojando sus largas sombras sobre la red de caminos de tierra que componen la pequeña población de El Porvenir. Pese a que se instalaron hace meses, aún no se han conectado a la red eléctrica principal. Tampoco es que haya muchos vecinos que puedan quejarse: muchas de las casas de este pintoresco lugar están vacías; sus ocupantes, asustados, se han visto obligados a huir.

En lo profundo del bosque, a dos horas río arriba desde la ciudad más cercana, El Porvenir arrastra una difícil historia. Esta comunidad de campesinos ha trabajado la tierra y vivido de ella durante generaciones, pero aún lucha por obtener el acceso legal al territorio del que depende para el pasto de su ganado.

La historia de este lugar es compleja. En la década de 1960, un hombre llamado Víctor Machado reclamó la propiedad de la tierra. Con su aquiescencia, la comunidad siguió utilizando colectivamente la tierra hasta 1979, cuando Víctor Machado murió y, según parece, dejó parte de las tierras a los habitantes de El Porvenir. Sin embargo, en 1986 su viuda vendió las "mejoras" de partes de la tierra a Víctor Carranza, uno de los empresarios de esmeraldas más poderosos del país, sospechoso también de mantener estrechos vínculos con grupos paramilitares. Poco después de esa venta, comenzaron los homicidios y las desapariciones forzadas.

 

Alejandro* tiene 64 años, sus 10 hijos han nacido en El Porvenir, y fue uno de los primeros en asentarse en la zona. “Empezamos con muy pocos, como treinta personas”, explica. “Antes de que Carranza comprara, vivíamos sin miedo... Llegaron los paramilitares presionando a la gente [...] amenazas constantes".

 

Los grupos paramilitares se convirtieron en una presencia habitual en torno al pueblo. Finalmente, en septiembre de 1987, reunieron a la comunidad y mataron a 10 personas de una sola vez. Después de aquello, muchos residentes se marcharon.

 

Desde entonces se ha cuestionado en numerosas ocasiones la propiedad legítima de la tierra. A mediados de la década de 1990, INCORA, el organismo nacional encargado de la adjudicación de tierras de propiedad estatal, asignó 27 parcelas alrededor de El Porvenir a forasteros: personas que nunca habían formado parte de la comunidad pero que, al parecer, tenían vínculos con Víctor Carranza. Desde entonces, INCODER, sucesor del ya desaparecido INCORA, ha ordenado que se revoquen aquellos títulos de propiedad. Sin embargo, no ha devuelto la tierra a la comunidad de El Porvenir. Sus habitantes siguen aguardando a que quienes ocupan ilegalmente la tierra se marchen y a que se otorgue a la comunidad el título de propiedad.

 

Aunque ya no se ven paramilitares en la zona, sigue habiendo grupos armados sin identificar y muchas personas de la comunidad tienen miedo de que regresen. Antes del desplazamiento, en El Porvenir vivían casi 400 familias. Ahora sólo quedan 85.

 

Alejandro ha decidido quedarse, aunque muchos de sus hijos se han marchado. Al igual que la mayoría de los residentes, depende de la tierra para su supervivencia. Ahora trabaja cultivando maíz, plátanos y yuca para alimentar a su familia.

 

“Quiero trabajar”, dice enérgicamente, moviendo sus pies descalzos sobre la polvorienta tierra, "pero no tengo donde trabajar".

 

El conflicto armado de Colombia se ha caracterizado por los abusos generalizados y sistemáticos contra los derechos humanos y por las violaciones de las leyes que rigen los conflictos armados. Esas violaciones incluyen homicidios intencionales, desapariciones forzadas, tortura, desplazamiento forzado, secuestros y delitos de violencia sexual. Sus autores han sido las fuerzas de seguridad y los paramilitares (actuando solos o en connivencia mutua), y también los grupos guerrilleros.

 

A consecuencia de ello, el país cuenta con uno de los índices de desplazamiento forzado más altos del mundo. Casi seis millones de personas se han visto desplazadas a causa del conflicto armado: el equivalente al 13 por ciento de la población total. Unos ocho millones de hectáreas de tierra han sido abandonadas o despojadas a consecuencia del conflicto.

 

En los últimos años se han promulgado nuevas leyes que han introducido métodos para que la gente pueda reclamar sus tierras. Una de esas leyes es la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras (Ley 1448), que entró en vigor en 2012 pero que, hasta ahora, sólo ha dado lugar a la devolución de una pequeña parte de los ocho millones de hectáreas abandonadas o despojadas.

 

La comunidad de El Porvenir lucha ahora por conseguir el título legal de propiedad de la tierra mediante otra ley, la Ley 160, introducida en 1994. Sin embargo, los progresos son lentos, y el caso se ha quedado estancado por la combinación de la burocracia y la falta de voluntad política de las autoridades.

 

“Es fundamentalmente que necesitamos esta tierra por el desarrollo”, dice Miguel Briceño, líder de la comunidad. Él ha sido un elemento fundamental en los intentos de la comunidad por conseguir su derecho legal a la tierra. “No tenemos otra alternativa, no hay [otra manera de] desarrollar un futuro para nuestros hijos."

 

La vida en el pueblo se ha detenido. La escuela local, que atiende a 80 alumnos, sólo tiene dos empleados, y el abanico de materias que pueden enseñar es limitado: ninguno de ellos es profesor de matemáticas, por ejemplo.

 

“No hay profesores”, explica Rosa*, que lleva viviendo la mayor parte de sus 40 años en El Porvenir. Le preocupa que sus tres hijos no tengan la ayuda que necesitan. No hay profesores […] por falta de recursos, es por falta de plata y por esa situación de miedo y violencia.

 

Los profesores no son lo único que falta. En la escuela hay un aula llena de computadoras portátiles que están allí, acumulando polvo, porque no hay electricidad. 

 

Cuando cae la noche, las ventanas de las pequeñas casas del pueblo parpadean con la luz de las velas, y resulta difícil ignorar los recuerdos del pasado. 

 

“Es una cosa contarlo, pero vivirlo…”, dice Rosa. “Se queda el miedo que puede pasar otra vez.”

 

Y la amenaza de la violencia permanece.

 

“No hay seguridad”, dice Miguel. “Estamos aislados, muy solos. No tenemos una policía, estamos a dos horas del pueblo donde ellos han puesto el punto de seguridad. El proceso de tierras […] da miedo, que se teme.”

Para Miguel, el miedo y las amenazas continúan. Él es la voz de la comunidad, y sus reclamaciones de tierras lo han convertido en impopular en algunos ámbitos. Lleva años recibiendo llamadas telefónicas amenazadoras.

 

“Me amenazaron. Me llaman. La amenaza final dijeron que tenía que presentarme a un grupo de ellos. Pienso que son grupos armados, fuera de la ley”, dice.

 

Las amenazas han llegado a tal punto que Miguel ya no puede seguir viviendo en El Porvenir. En lugar de eso, vive en una ciudad cercana, y periódicamente realiza el largo viaje en barco para visitar a los miembros de su comunidad.

 

“He trabajado nueve años sobre esto [...] y creo que si va a pasar algo primero [será] a la cabeza. Ya estoy tan centrado en esto que [...]. Sí vivo con miedo, pero no puedo dejar el trabajo”, dice desafiante.

 

Mientras las autoridades, incluido INCODER, no aceleren el proceso para resolver las reclamaciones, la comunidad seguirá estando en un limbo.

 

“El marco jurídico para que comunidades como El Porvenir puedan reclamar sus tierras ya existe; el problema es la grave falta de voluntad política y energía por parte de los responsables de esa tarea", ha manifestado Marcelo Pollack, investigador sobre Colombia de Amnistía Internacional.

 

Al igual que los postes eléctricos que se alzan sobre el pueblo, la infraestructura existe, pero no hay energía. “El pueblo va camino de obtener lo que desea, las leyes existen, y la comunidad está dispuesta a trabajar. Ahora son las autoridades gubernamentales las que deben impulsar el proceso", ha manifestado Marcelo Pollack.

 

“Yo siempre he dicho que El Porvenir debe ser productivo [tener más cultivos], pero [...] no tenemos el espacio necesario. Este terreno nos pertenece a nosotros, llevamos más de 50 años trabajando ahí [...] Un campesino sin tierra no es nada", suspira Miguel.

 

*Nombres cambiados para proteger la identidad

 

 

Comunidad campesina en peligro

ACCIÓN URGENTE

Miguel Briceño, líder de la comunidad campesina de El Porvenir, en el centro de Colombia, ha recibido reiteradas llamadas telefónicas amenazadoras. Quienes ocupan las tierras de la comunidad las están cercando, en contra de lo dispuesto en una orden judicial.

El 6 de abril, Miguel Briceño, líder de la comunidad campesina de El Porvenir en el municipio de Puerto Gaitán, departamento del Meta, recibió reiteradas llamadas telefónicas amenazadoras de un hombre que se identificó como uno de los que mandan en la zona. El hombre amenazó también a la familia de Miguel Briceño. Miguel Briceño ya había recibido anteriormente llamadas telefónicas amenazadoras.

Los campesinos de El Porvenir llevan aproximadamente medio siglo apacentando su ganado en esas tierras pero, pese a sus esfuerzos, aún no tienen un título de propiedad. A lo largo de los años, los miembros de la comunidad han sufrido violaciones graves y reiteradas de derechos humanos, en especial a manos de los paramilitares, que tienen una fuerte presencia en la zona. Sus tierras se han adjudicado a personas vinculadas al ya fallecido Víctor Carranza, uno de los empresarios de esmeraldas más poderosos del país, de quien durante mucho tiempo se sospechó que mantenía fuertes vínculos con grupos paramilitares. En junio de 2014, dos años después de que se presentara una petición, el Instituto Colombiano de la Reforma Agraria (INCODER) emitió una resolución por la que revocaba los títulos ilegales de propiedad de la tierra adjudicados a esas personas. Más de ocho meses después, las personas en cuestión continúan en las tierras. Estas últimas llamadas amenazadoras se han recibido en un momento en el que quienes ocupan la tierra ilegalmente están cercando las tierras comunitarias. Los campesinos temen por su seguridad, pues su líder continúa amenazado y se enfrentan a nuevas restricciones de sus medios de sustento, ya que les están robando el ganado.

Escriban inmediatamente, en español o en su propio idioma:

­        expresando preocupación por la seguridad de Miguel Briceño y otros miembros de la comunidad campesina de El Porvenir, e instando a las autoridades a brindarles protección efectiva, de acuerdo con los deseos de los propios afectados;

­        pidiendo a las autoridades que ordenen una investigación exhaustiva e imparcial sobre las amenazas contra Miguel Briceño, que hagan públicos sus resultados y que lleven a los responsables ante la justicia;

­        instándolas a emprender acciones inmediatas para disolver los grupos paramilitares y romper los vínculos entre ellos y las fuerzas de seguridad.

 

ENVÍEN LLAMAMIENTOS ANTES DEL 21 DE MAYO DE 2015 A:

 

Presidente

Juan Manuel Santos

Presidente de la República

Casa de Nariño

Calle 7. No 6-54.

Bogotá, Colombia

Fax: +57 1 596 0631

Tratamiento: Excmo. Sr. Presidente Santos


Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural

Aurelio Iragorri Valencia

Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural

Avenida Jiménez No 7-1765, Piso 3

Bogotá, Colombia

Correo-e: despachoministro@minagricultura.gov.co

Tratamiento: Estimado Sr. Ministro


Y copia a:

ONG

Corporación Claretiana Norman Pérez Bello

Carrera 15 No 14-41

Bogotá, Colombia

 

 

 

 


 

Envíen también copias a la representación diplomática de Colombia acreditada en su país. Incluyan las direcciones de las sedes diplomáticas locales a continuación:

Nombre Dirección 1 Dirección 2 Dirección 3 Fax Número de fax Correo-e Dirección de correo-e Tratamiento Tratamiento

 

Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha indicada.


ACCIÓN URGENTE

Comunidad campesina en peligro

Información complementaria

Durante el largo conflicto armado de Colombia, quienes han sufrido las peores consecuencias han sido los defensores y defensoras de los derechos humanos y las comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas. Todas las partes enfrentadas –de un lado, las fuerzas de seguridad, actuando solas o en connivencia con grupos paramilitares, y de otro, la guerrilla– son responsables de abusos y violaciones de derechos humanos y de violaciones del derecho internacional humanitario, tales como homicidios, desapariciones forzadas o secuestros, tortura, delitos de violencia sexual y desplazamiento forzado. Durante el conflicto, unos ocho millones de hectáreas de tierra han sido abandonadas o adquiridas ilegalmente.

Los líderes de las comunidades desplazadas y los que piden la devolución de las tierras robadas han sido víctimas de homicidios y amenazas, especialmente desde que la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras (Ley 1448) se aprobó en junio de 2011 y entró en vigor a principios de 2012. Esta ley reconoce la existencia de un conflicto armado en el país, y los derechos de sus víctimas. Además, prevé reparaciones, incluida la restitución de tierras, para muchos de los sobrevivientes de abusos contra los derechos humanos, incluidos los perpetrados por agentes del Estado. Sin embargo, priva a muchas otras víctimas del conflicto de la posibilidad de presentar reclamaciones de reparación, y hace que importantes extensiones de tierras robadas puedan no ser devueltas a sus legítimos dueños.

Los campesinos de El Porvenir están tratando de recuperar sus tierras por medio de un mecanismo jurídico diferente, la Ley 160 de 1994. INCODER se encarga de la adjudicación de la tierra de propiedad estatal, en virtud tanto de la Ley 1448 como de la Ley 160. Es preciso que el INCODER tome medidas para que los habitantes de El Porvenir –y en otros muchos casos relacionados con tierras estatales– puedan conseguir un título de propiedad de la tierra. Para más información sobre el caso de El Porvenir y el proceso de restitución de tierras y los obstáculos a los que se enfrenta, véase el informe: Un título de propiedad no basta: Por una restitución sostenible de tierras en Colombia, https://www.amnesty.org/es/documents/amr23/0031/2014/es/.

 

Nombre: Miguel Briceño (h), miembros de la comunidad campesina de El Porvenir

Sexo: Hombres y mujeres

  

 

AU: 82/15 Índice: AMR 23/1417/2015 Fecha de emisión: 9 de abril de 2015